Un lugar genial.

Para seguir con la temática de los sueños “en capítulos”, voy a escribir acerca de unos que tuve hace mucho. Uno cuando era chico y un par que tuve un tiempo antes de abrir el blog.

De chico soñé que estaba en el mejor lugar del mundo, o por lo menos así se sentía. Una habitación gigante era donde todo se desarrollaba, y yo estaba con mi hermano en lo alto de la misma, sobre una especie de estante desde donde se podía observar todos los detalles del cuarto. Junto a nosotros, había una escalera de madera, una de las tantas que había para llegar a todas las partes cercanas al techo.

No había una sola ventana, pero sí una puerta. La habitación en sí era una biblioteca muy espaciosa, cuyos libros estaban todos sobre estantes pegados contra la pared. No había libros solamente, sino también muchos objetos antiguos, como barcos de madera en miniatura, muchísimos sobres blancos con cartas dentro y tantos otras cosas que, de existir ese lugar, me quedaría mucho tiempo ahí, revisando todas esos elementos interesantes.

Tal vez porque era un lugar que me gustaría que existiese, y también porque se sentía tan real, ese sueño quedó grabado en mi memoria.

Ya de grande, soñé varias veces que estaba en un salón oscuro e iba por las paredes buscando un interruptor de luz, pero no lo encontraba.

En uno de estos sueños, finalmente lo logré. Lo particular fue que no era un interruptor común, sino que era uno de esos de pasillo de edificio, rojos, que se usan para tener luz temporariamente hasta llegar al departamento. Lo apreté, y me asombró que la habitación en cuestión era la misma biblioteca de años antes. Pero no había mucho tiempo para maravillarme, ya que la luz se iba a acabar. Sin embargo, encontré rápidamente una lámpara, que se encendía tirando de un cordón.

Pasé un tiempo revisando los libros y demás objetos, y todo se sentía igual que antes. Pero esta vez no me quedé ahí, sino que salí por la puerta del cuarto. Recorrí una serie de pasillos y llegué a la calle. Ahí fue cuando noté que la biblioteca estaba, solamente en el sueño, en la casa de mi abuela, un lugar que no visitaba hacía muchos años.

Anuncios


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s